Alumno: Sergio Andre Sánchez
¿Es posible el conocimiento objetivo?
Bien, para poder contestar a esta pregunta habría que comenzar dando una definición de conocimiento que usaremos como premisa, es la siguiente: “El conocimiento es una creencia, que es verdadera (si y solo si acontece en la realidad) y está justificada (ya sea mediante la percepción, la lógica o a través de los principios de racionalidad: causa-efecto, uniformidad de la naturaleza…).” Otra premisa que utilizaremos es la de que todo conocimiento va ligado a un sujeto, no existe conocimiento sin sujeto. Y por último usaremos otra premisa, con la cual no estoy de acuerdo y tumbaré a lo largo de la argumentación, y dice lo siguiente: “El conocimiento objetivo es el que tiene la mayoría de la gente, lo “normal”. Bien sin más preámbulos demos paso a la argumentación.




¿Es posible la objetividad? Sí y no, la objetividad es posible en algunos casos. Bajo mi opinión la objetividad solo es alcanzable en algunos ámbitos, estos ámbitos son principalmente los “hechos” o bien también sería conocimiento objetivo las instrucciones y seguro que hay algún otro ámbito en el que se pueda hablar de conocimiento objetivo, como las matemáticas. ¿Por qué afirmo esto? Toda la realidad que percibimos a través de nuestros sentidos es subjetiva, toda está sujeta a los límites sensoriales de nuestra especie, a nuestros límites intelectuales. La realidad que ahora mismo observamos no es tal y como la vemos, en primera instancia todos los colores que podemos ver no son tal y como los vemos en la realidad, los lugares que vemos vacíos no están vacíos o incluso en un caso extremo, la mesa que veo delante de mí no está. En un principio lo de los colores y lo del espacio que teóricamente vemos vacío serían conocimiento objetivo según la definición dada de objetividad, la mayoría de la gente verá lo mismo que nosotros (aunque realmente no tenemos pruebas para saber que el mundo que ve el resto de la gente es igual al nuestro, ¿cómo sabemos que los colores que ven son iguales que los que vemos nosotros?) Pero, ¿Qué la mayoría de la gente vea una cosa es sinónimo de objetividad? No estoy de acuerdo, si la especie humana sufriese esquizofrenia irremediablemente, o todos fuéramos bulímicos, ¿La realidad distorsionada sería la objetiva? Es una subjetividad compartida no por ello objetividad. Los colores que vemos están sujetos a nuestro sentido de la vista y a la capacidad de nuestro cerebro de formar la realidad con ellos, igual seríamos capaces mediante máquinas especiales de incrementar este conocimiento pero seguimos sin saber con seguridad que ese aparato está sintiendo todos los colores o que nosotros no lo estamos malinterpretando con nuestros límites humanos. Los lugares que vemos vacíos y que la gente afirma que es un conocimiento objetivo, no lo están, están llenos de microorganismos y partículas que somos incapaces de percibir. También con aparatos este conocimiento se puede aumentar e igual el verdadero conocimiento objetivo, el que acontece en la realidad se puede alcanzar, ya que es un “hecho” que delante de mí hay 4000 partículas de polvo, 400 especies de microorganismos... Sin embargo, explicando uno de los ejemplos puestos anteriormente en el que afirmaba que tal vez la mesa que tengo delante de mí no está ahí, hay otro argumento en contra de la práctica mayoría de los conocimientos que existen, y es que la realidad que observamos no es real, que seamos cerebros en una cubeta y nos recreen esta realidad, o que estemos en Mátrix que para el caso es lo mismo. En este escenario defender la existencia del conocimiento ya puede ser arduo complicado, pero es posible defenderlo bajo el argumento de que lo que vemos es nuestra realidad justificada por nuestros sentidos. Pero esto le quita toda objetividad al conocimiento, nada de eso acontece en la realidad, el conocimiento objetivo debe ser aquel irrefutable, la propia realidad. Saliendo del escenario de cerebros en una cubeta, afirmando que la realidad que vivimos es la verdadera, otra prueba clara de que el conocimiento objetivo es imposible en la mayoría de los ámbitos es que no existe una verdad irrefutable científicamente. Siempre se está revisando todo aquello que creemos verdadero, aquello “que todo el mundo cree que es así” lo que se cree conocimiento objetivo, por ejemplo la afirmación: debajo de la tierra hay magma. Parece que este es el conocimiento objetivo pero el día que se descubra que el núcleo externo no está fundido el conocimiento “objetivo” cambiará, ¿Qué clase de objetividad es esta? Bueno, voy a hablar ahora de aquel conocimiento que yo he dicho que cabía la posibilidad de que fuera objetivo y este son los hechos. Es un hecho que ayer Pepe pegó un puñetazo a Manolo, es un hecho que esto ocurriera. Es un conocimiento objetivo pues nuestra mente no ha causado ningún cambio en el hecho, lo viéramos como lo viéramos es conocimiento objetivo que aconteció (a menos que le demos un toque escéptico al asunto utilizando el argumento de cerebros en una cubeta). Con respecto al otro ámbito que mencioné, las instrucciones, es conocimiento objetivo de cómo se enciende la televisión decir que dándole al botón (muy superficial, pues no podemos profundizar en el asunto de cómo se enciende la televisión, los científicos ni siquiera aún controlan la física cuántica que en el fondo enciende la televisión). Para concluir con la argumentación colocaré la definición de conocimiento objetivo que hemos hallado, el conocimiento objetivo es aquel que hace que conozcamos la realidad tal y como es, en cuanto la percepción entra en juego el conocimiento se convierte en subjetivo. El conocimiento objetivo existiría en ámbitos poco profundos, como explicar hechos: está lloviendo. Aunque siempre hay una argumentación que avocaría al escepticismo, se trata de la que afirma que es posible que la realidad que conocemos no sea real, sea un mundo de apariencias. El conocimiento objetivo no existiría solo el subjetivo.





Como conclusión, nuestra mente fabrica nuestra realidad, no es la que verdaderamente existe, está sujeta a nuestros sentidos y a nuestra mente. Por lo tanto toda nuestra realidad está sujeta a un punto de vista subjetivo que cuando es intersubjetivo es definido como objetivo. Sin embargo los hecho que acontecen en ella son completamente objetivos, la explicación de porqué acontecen está ligada a nuestros conocimientos y la única manera de poder explicarla de forma objetiva sería tener todo conocimiento sobre algo y eso es imposible para un ser humano. Así que verdaderamente creo que al hablar de objetividad hay un problema de vocabulario, lo que se intenta explicar cómo objetividad es en realidad intersubjetividad. La ciencia se reinventa cada día al saber esto, no existe un conocimiento objetivo irrebatible, todo puede ser debatido. Respecto al problema de que nuestra realidad puede ser irreal, esto supone la incapacidad de alcanzar el conocimiento objetivo, que no el conocimiento. ¿Entonces nosotros actuamos basándonos en razones objetivas? Derivando el problema fundamental llegamos a este, siendo casi todo nuestro conocimiento subjetivo nuestras razones no podrían ser objetivas, podríamos conocer los hechos que han acontecido pero estos no valdrían como razón de peso ya que conocer los hechos no significa que se conozcan las circunstancias que derivaron a ello y las razones sin ello quedan un poco cojas. Conoces el hecho de que tu madre fue golpeada por un hombre, ¿tienes razones objetivas para asaltar a ese hombre y hacérselo pagar?, sabes que la golpeó, es un hecho objetivo, sin embargo los sentimientos que hacen que eso sea razón para vengarte son subjetivos y en realidad ni tan siquiera sabes porque el hombre golpeó a tu madre, podría haber miles de causas. En definitiva, el mundo introspectivo de cada uno es inexpugnable la realidad que vemos está siendo creada por nuestra mente y ni siquiera sabemos si todo el mundo está viendo la misma realidad que nosotros, si lo que vemos es verdaderamente la realidad o incluso si existe una realidad a nuestras espaldas. En un mundo tan sujeto a nuestro interior se me antoja imposible obtener el conocimiento objetivo de la realidad, solo una criatura omnipotente y omnisciente sería capaz de hallarlo. Pero entonces nos topamos de bruces con la premisa inicial, el conocimiento va ligado al sujeto y si el sujeto no es capaz de hallar el conocimiento objetivo de la realidad (solo en algunos ámbitos) el conocimiento objetivo no existe. Si A (conocimiento objetivo) va en B (individuo) pero B no puede A, A no existe.